Daman portraits

10 minutos andando cargados con las mochilas.

Un primer trayecto de media hora en autocar hasta el pueblo más cercano.

Un segundo autocar totalmente hecho polvo y lleno hasta reventar, pilotado por el conductor más temerario que he visto en la vida, y os puedo asegurar que en Nepal hay muchos. Unas 2 horas a todo trapo por pistas de tierra y sin dejar de adelantar otros vehículos a pesar de que continuamente venían autocares, camiones, carros y vacas en sentido contrario. Todo le daba igual: los niños en la carretera, los viejos, los animales, las bicis, mis insultos desde la última fila de asientos… claxon a tope para que se apartasen y adelante.  En un momento que paramos porque unos pasajeros estaban pegando al revisor por un tema de pasta (no por la velocidad y el riesgo de matarse), llegué a ver un perro al que acababan de atropellar saliendo de la carretera ayudándose sólo de las patas delanteras pues de cintura para abajo no le quedaba ni tan solo la piel. Era el mismísimo apocalipsis, creo q incluso vi la guadaña junto al volante! Al final gracias a los golpes que le rompieron la camisa al revisor, cosa que hubiese hecho yo mismo de haberme podido levantar del asiento, pero parece ser que el conductor se calmó y llegamos sanos a nuestro destino. Cuestión de suerte pues Nepal es el país con mayor índice de accidentes mortales de autocar del mundo. Prácticamente cada día hay y nosotros fuimos testigos de uno terrible un par de días antes.

3 horas más subiendo una montaña por la vieja Tribhuvan road en otro autocar. Al menos este era tan viejo y iba tan lleno que casi no podía subir y por tanto iba lentísimo.

10 minutos más andando con el peso de las mochilas, pero ahora lloviendo. 

Todo este agradable periplo para llegar a Daman, un minúsculo pueblo de 4 casas (¿o eran 3?) encaramado a 2320 m de altura en el Terai central desde el que se supone hay una de las mejores vistas del Himalaya de todo Nepal. Y digo se supone porque estaba totalmente nublado y no vimos tres en un burro en todo el resto del día.

Puede parecer una epopeya infernal, y lo fue, pero valió la pena por conocer a las mujeres de la pequeña casa en la que nos alojamos, a los niños y al abuelo, con los que a pesar de no hablaban prácticamente nada de inglés y nosotros cero de nepalés, nos comunicamos muy bien, fueron súper agradables, nos prepararon un magnifico dhal bat y les saqué unos cuantos retratos.

Por cierto que para salir de ahí y recorrer los 70 o menos Km que nos separaban de Kathmandu estuvimos 9 horas haciendo curvas en el techo de un destartalado autocar Tata con decenas de personas casi encima nuestro, con unas cabras cagando y meando sin piedad, con bultos por todas partes, a ratos lloviendo, a ratos sol y las dos ultimas horas haciendo caravana para entrar en la ciudad respirando todo el humo negro de cientos de autocares, pero eso… es ya otra historia !!

Viajar es maravilloso !! 

Advertisements

About Dani Planas Labad

I´m a travel and documentary photographer based in Barcelona. On my journeys I always focus on local people, traditions, religions and other social aspects, as well as on landscapes and portraits. I have published in travel magazines and made several individual and collective exhibitions.
This entry was posted in Fotografía and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s